Costa Rica prohíbe la caza deportiva
Costa Rica es un país con una rica biodiversidad y un patrimonio natural incomparable. Los gobernantes del país y sus ciudadanos lo saben muy bien y, por eso, tratan de protegerlo. El país gana mucho dinero con el turismo ecológico que ofrece Costa Rica, siendo uno de sus principales sectores productivos.

El país ha dado, en este sentido, un paso más en la política de protección de la naturaleza, convirtiéndose en el primer país latinoamericano que ha prohibido la caza como deporte. La votación en el Congreso fue unánime. Los parlamentarios se unieron en la defensa de un bien común: los recursos naturales que generan riqueza.

Ya se aprobó en octubre de 2012 una reforma a su Ley de Conservación de Vida Silvestre. Costa Rica tiene una población de unos 4,5 millones de habitantes y es uno de los países con más biodiversidad del mundo. Tiene un 25% de su territorio protegido a través de parques nacionales o reservas.

Según la nueva legislación, los cazadores que infrinjan la nueva norma se arriesgan a penas de cuatro meses de prisión o multas de hasta 3.000 dólares (unos 2.300 euros).

Además, también se contemplan en la nueva ley penas menores para las personas que roben animales salvajes o los tengan como mascotas. En Costa Rica viven algunas de las especies con más valor del mundo, como jaguares, pumas o tortugas marinas.

Iniciativa legislativa popular

Arturo Carballo, director adjunto de Apreflofas, una organización ecologista que ha impulsado la reforma, señala que, aunque no hay cifras oficiales sobre el dinero que mueve la caza ilegal en el país, sí saben que la compra de visitas clandestinas para cazar pueden costar unos 5.000 dólares por persona. Los cazadores extranjeros van a Costa Rica para encontrar, principalmente, felinos exóticos o loros raros y coloridos que luego venderán como mascotas.

Hay que aplaudir a todos los ciudadanos costarricenses, ya que se trata de la primera propuesta a través de una iniciativa legislativa popular que llega al Congreso: 177.000 ciudadanos pidieron la prohibición.