Crean un aerogel de nanotubos de carbono útil para descontaminar vertidos
La ciencia avanza que es una auténtica barbaridad, ya lo decía mi abuela, pero ahora, con los logros de la nanotecnología, la frase incluso se queda corta, y para muestra este invento chino, un aerogel de nanotubos de carbono, ultraligero, que tiene un gran campo de aplicación.

El ingenio en cuestión es casi tan ligero como el aire, poroso, flexible, resistente al fuego y muy absorbente en extremo, con propiedades mecánicas y electrónicas que dejan boquiabierto.

Básicamente, el material está formado por una red tridimensional de nanotubos de carbono fabricado a partir de celulosa bacteriana mediante fermentación. Resultado: unas marañas de nanofibras de celulosa liofilizadas y pirolizadas a 1300 grados centígrados en atmósfera de argón. Ahí queda eso…

Gracias a todo este asombroso tren de procesos, se ha provocado la conversión de la celulosa en carbono grafítico con aspecto de aerogel de baja densidad, tal como el que puedes ver en la imagen que abre el post.

Un sinfín de aplicaciones

Aunque este aerogel es absorbente, también tiene la propiedad de ser hidrófobo, por lo que no absorbe agua, pero sí compuestos orgánicos. Así, una de sus utilidades podría ser la limpieza de aguas contaminadas por vertidos de petróleo o por otros elementos polucionadores.

En concreto, puede adsorber grandes cantidades de disolventes orgánicos y aceites, exactamente entre 100 y 300 veces su peso, resultando idóneo para limpiezas altamente selectivas. Un uso que no lo inutiliza, sin embargo, pues queda otra vez como nuevo mediante destilación o combustión.

Crean un aerogel de nanotubos de carbono útil para descontaminar vertidos
Sus propiedades eléctricas y electrónicas permiten utilizarlo como electrodo para supercondensadores o como sensor de presión y gases. Hasta se ha especulado con la posibilidad de aprovecharlo para crear músculos sintéticos.

El padre de la criatura es el Laboratorio Hefei de Ciencias Físicas en Microescala de Universidad de Ciencia y Tecnología China y el trabajo se ha publicado en la revista científica Angewandte Chemie International Edition.