Crean un sistema que predice la capacidad del suelo para descontaminarse
Conocer la capacidad de un ecosistema para autodesconaminarse de forma espontánea, es decir, para asimilar cientos de contaminantes, será posible gracias a un análisis de los microorganismos presentes en el mismo capaces de destruirlos.

Científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la Universidad de Oviedo y la Universidad de las Islas Baleares han elaborado una base de datos con información sobre las enzimas y microorganismos que pueden destruir potentes contaminantes, como los vertidos de petróleo o los hidrocarburos aromáticos.

El sistema permite establecer primero una huella dactilar de cada ecosistema, a partir de la cual se concluye la capacidad de los suelos de biorremediación, es decir, de devolver a su condición natural un medio ambiente polucionado a través de la simple actuación de elementos naturales del mismo ecosistema.

Básicamente, se analiza la presencia o ausencia de microorganismos, así como sus propiedades en función de las características del suelo en cuestión, una tarea que requiere la aplicación de técnicas de biología de sistemas en las que, entre otras, interviene la secuenciación del ADN del suelo y la bioestadística.

El sistema consigue obtener conclusiones prácticas sobre la capacidad del suelo para descontaminarse gracias a la superación de los métodos de análisis genómicos convencionales. “Cada ecosistema contiene millones de bacterias que a su vez contienen miles de enzimas y evaluar la presencia o ausencia de las mismas es casi imposible si empleamos los métodos usados hasta la fecha”, explica Jesús Sánchez, investigador del Instituto de Biotecnología de la Universidad de Oviedo.

El estudio supone un avance en la efectividad de las técnicas de biorremediación para la limpieza de suelos, mejorando lo que ya era una alternativa sostenible y económica para eliminar residuos y contaminantes tan sólo aprovechando el potencial metabólico de sus componentes.