Crean un sistema que predice la capacidad del suelo para descontaminarse