Cuánto costará la demolición y recuperación del paisaje del Algarrobico
La Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de Andalucía y el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de España han encargado un estudio a la empresa estatal Tragsa para saber cuánto constará la demolición y posterior recuperación del paisaje que rodea al hotel Algarrobico, en Carboneras, Almería.

Dicha empresa, Tragsa, ha calculado que la inversión tendrá que ser de casi 1,5 millones de euros para la restauración ambiental de la zona, que no se podrá iniciar hasta que se finalice la demolición del hotel ilegal. Así, el coste total de los trabajos de recuperación alcanza los 7.175.300 euros.

De estos más de siete millones de euros, 3,9 millones se gastarán para la demolición y el tratamiento de los residuos generados por la misma, 304.920 euros serán para los estudios previos y la redacción del proyecto y 217.800 para la dirección de obra y la coordinación en seguridad y salud.

En primer lugar, para la viabilidad del proyecto de demolición y restauración de la zona es necesario resolver la disponibilidad de los terrenos. Después, se elaboraría un anteproyecto que incluiría el acceso por parte de las administraciones al proyecto de construcción del hotel, a conocer el estado de las obras y a visitas de inspección.

Los trabajos serán los siguientes: el vallado perimetral, la retirada de mobiliario, la limpieza de residuos sólidos urbanos, la desinfección y desratización, el desmontaje y las demoliciones con medios mecánicos y manuales. Después, las actuaciones de carga y transporte dentro del recinto de la obra, desde el lugar de la demolición hasta la zona de acopio. Por fin, la gestión del residuo in situ o su traslado a vertederos autorizados.

Se calcula un volumen total de residuos de construcción y demolición de 60.000 metros cúbicos. Los trabajos de restauración ambiental comenzarán una vez finalizados los de demolición y gestión de residuos y se desarrollarán en cuatro etapas: diseño de una geoforma armónica con el paisaje y creación del relieve final; preparación, distribución sobre el terreno y estabilización del substrato; el desarrollo a corto plazo de una cubierta vegetal suficientemente protectora para evitar la erosión del substrato instalado recientemente, intentando fomentar la biodiversidad con especies autóctonas; y, la última etapa, el riego de las siembras y plantaciones, control de especies agresivas e invasoras, y el control de procesos de erosión en los taludes.