Cuidados de la bugambilia

Cuidados de la bugambilia

Si estás buscando una planta trepadora alternativa a los tradicionales rosales o a la hiedra pero con mucho color, la bugambilia es el ejemplar que estás buscando. Este precioso arbusto de origen brasileño ofrece preciosas flores rosadas, blancas, amarillas, salmón, rojas o moradas en ramas espinosas que pueden alcanzar hasta los 8 metros de altura. Se trata de un arbusto espectacular, especialmente durante los meses cálidos, en los que muestra su llamativa floración.

Si quieres aprender más acerca de los cuidados de la bugambilia o buganvilla, acompáñanos en este artículo de EcologíaVerde, verás una guía completa para poder tenerla en casa fácilmente.

Características de la bugambilia

Se la conoce por los nombres de camelinas, bugambilia, buganvilla, planta Santa Rita o planta veranera, aunque su nombre científico es Bougainvillea. Este arbusto trepador puede alcanzar alturas de hasta 8 metros y resulta muy resistente, por lo que resulta una planta muy fácil de cultivar. Cuando se habla de la flor de las buganvillas nos referimos en realidad a sus brácteas, que son la parte de vistoso rosado (o de otros colores que contrastan con el verde de sus hojas verdaderas) que viste la planta casi por completo durante la primavera y el verano. Sus verdaderas flores son amarillas o blancas y muy pequeñas, prácticamente inapreciables de lejos.

Su gran fuerza le permite cicatrizar la poda con facilidad, por lo que es posible cultivarla en macetas en tamaños mucho más reducidos sin el menor problema. Su fama de planta delicada es totalmente inmerecida, aunque para tenerla en las mejores condiciones posibles, conviene saber lo básico acerca de los cuidados de las bugambilias.

Ubicación y luz para la bugambilia

Una de las primeras preguntas que hay que hacerse aquí es: ¿la planta bugambilia es de sol o de sombra? La respuesta más corta y directa es muy sencilla: de sol. Las buganvillas necesitan una gran cantidad de luz natural para desarrollarse adecuadamente, prefiriendo las condiciones de incidencia directa de sol durante buena parte del día.

La luz es uno de los pocos puntos vitales a la hora de saber cómo cuidar bugambilias y es, de hecho, lo único con lo que la planta es realmente exigente. Ubícala a pleno sol en exterior y, si la plantas en interior, ponla en una habitación lo más iluminada posible, cerca de una entrada de luz natural, como una ventana grande.

Suelo y abono para la bugambilia

Cuando hablamos de buganvillas, es común referirse a ellas incluso como plantas rústicas, dada su gran resistencia y poca necesidad de cuidados. Uno de estos puntos con los que la planta no resulta quisquillosa en absoluto es respecto al suelo. Esta planta está adaptada a suelos pobres en nutrientes, por lo que no necesita que enriquezcamos su tierra con una gran cantidad de materia orgánica. De hecho, si la plantamos en exterior, no llevará bien que abonemos el suelo en exceso. En maceta en cambio, sus necesidades aumentan, tal y como sucede con todas las plantas, y agradecerá un aporte de fertilizante, mejor si este es líquido, cada dos semanas durante los meses cálidos. Aquí puedes conocer Cómo hacer fertilizantes orgánicos caseros.

Para la mezcla de sustrato o el suelo, lo único que conviene buscar es que se trate de un suelo que ofrezca un buen drenaje para evitar encharcamientos ocasionales, que nunca benefician a las plantas. La bugambilia en invierno no necesitará de aporte de abono de ningún tipo.

Riego de la bugambilia

A la hora de ver cada cuánto se riega la bugambilia encontramos que la planta es aquí tan poco exigente como con el suelo. La buganvilla no necesita de muchos riegos: en primavera y verano habitualmente será suficiente con regarla una vez a la semana en jardín, o cada 3-4 días en maceta. En invierno, será mejor dejar que reciba el agua de la propia lluvia, o al menos espaciar mucho sus riegos. Es importante evitar mojar sus hojas al regar, centrándonos en que sea la tierra o sustrato lo que reciba el agua.

Aquí puedes aprender más sobre Cuándo regar las plantas.

Cultivo y esquejes de la bugambilia

La mejor forma de propagar o plantar este arbusto es a partir de esquejes de madera blanda de un buen ejemplar que esté sano a finales de verano, aproximadamente. Si se te pasa esta época, busca esquejes de madera dura y ponlos a enraizar en arena o en una mezcla de arena y turba.

También es importante recordar que estamos ante un arbusto trepador, por lo que ayudarlo con entutorado mediante alambres que le ayuden a trepar por la pared nos asegurará que se desarrolla, además de correctamente, en la dirección que nos interese.

Si quieres aprender más sobre los cuidados de la bugambilia, aquí te contamos todo sobre Cómo podar la buganvilla en maceta.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuidados de la bugambilia, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.