Cuidados del tomillo

Cuidados del tomillo

El Thymus, comúnmente llamado tomillo, abarca entre 200 y 300 especies de plantas de la familia de las Lamiáceas. Son hierbas y subarbustos provenientes de las zonas de clima más templado de Europa, Asia y África del Norte y se trata de una de las hierbas más usadas a lo largo de toda la historia por muchos motivos. Los griegos, por ejemplo, ya se daban baños con tomillo y lo quemaban como incienso, mientras que los antiguos egipcios la utilizaban como parte de sus técnicas de embalsamamiento.

En este artículo de EcologíaVerde vamos a enseñarte cuáles son los cuidados del tomillo así como los principales beneficios de esta planta y cómo deberías plantarla para poder gozar de todas sus propiedades.

Características de la planta del tomillo

Los miembros más conocidos y usados de la familia del tomillo son plantas aromáticas, ampliamente usadas por sus propiedades tanto medicinales como culinarias. Las especies más comunes tienen un tamaño que va de los 15 a los 40 cm de altura, con ramas leñosas y resistentes y hojas pequeñas de tacto suave. Florecen a finales de primavera y dan unas bonitas flores de tonos entre blancos, rosas y violetas, muy apreciadas por su valor estético. Pero lo que más destaca de esta planta es, sin duda alguna, su característico aroma, ya que es un elemento icónico del Mediterráneo.

Variedades de tomillo

Como ya hemos dicho, hay una gran cantidad de especies de tomillo, pero a continuación echaremos un rápido vistazo a las más comunes:

  • Thymus vulgaris: esta es de largo la especie más conocida y común de tomillo. Puede crecer hasta los 40 cm y es especialmente aromática. Se utiliza habitualmente como condimento.
  • Thymus citriodorus: también llamada tomillo limón, esta especie se caracteriza, como indica su nombre, por su olor cítrico muy agradable y refrescante. También se usa como tapizante.
  • Thymus serpyllum: también llamado serpol o hierbaluna entre otros nombres, esta especie crece en el norte y el centro de Europa, en valles y montañas donde no crece el Thymus vulgaris. Este tipo de tomillo es conocido popularmente por sus propiedades antitusivas.
  • Thymus pulegioides: el pulegioides es un tipo de tomillo de apariencia similar al serpol que crece prácticamente en toda Europa.
  • Thymus adamovicii: esta especie de tomillo, de las más pequeñas, no suele pasar los 10 cm de altura y es originaria de los balcanes. Como muchos otros tipos se utiliza, principalmente, para preparar esencias aromáticas.
  • Thymus moroderi: el tomillo alicantino o cantuesco murciano es una especie endémica de las zonas costeras de esas dos regiones. Se trata, además, de una especie protegida, ya que con él se elabora el licor de nombre cantuesco.

Cómo cuidar una planta de tomillo - guía de cuidados

El tomillo es una planta muy fuerte que requiere de pocos cuidados, pero como siempre, vamos a darte unas guías para que tu planta se encuentre siempre lo más saludable y bonita posible:

  • El clima adecuado: el tomillo es una planta muy adaptada al clima templado mediterráneo seco, por lo que soporta muy bien la sequía y necesita de pocos riegos. Cuando riegues tu tomillo, procura siempre no encharcar el suelo ni humedecerlo demasiado porque, como con la mayoría de plantas de este tipo, se pudriría ante el exceso de humedad.
  • Enfermedades: estamos hablando, también, de una planta muy resistente frente a plagas y enfermedades, de modo que lo único que puede afectarle más son los hongos en caso de que sufra exceso de humedad. No te pierdas este artículo de Fungicidas caseros para mantener a tu planta siempre protegida.
  • Sustratos y abonos: por todo lo ya expuesto, cuando plantes tu tomillo en una maceta, prepárale un sustrato con buen drenaje y con una base de arenilla o grava en el fondo. Puedes aportarle algo de abono o fertilizante común o casero cada dos o tres semanas en verano si quieres darle una ayuda en los meses más duros, pero si vives en un clima frío, no uses uno rico en nitrógeno o minerales, pues harían a la planta más débil frente a las heladas.
  • Exposición solar: tu tomillo agradecerá además una exposición directa al sol, que lejos de dañarla la fortalecerá.

Propiedades medicinales del tomillo y sus beneficios

Es una práctica muy común secar las hojas del tomillo. Esto permite guardarlas sin que se pudran o echen a perder durante mucho más tiempo, dejándonos aprovechar mucho mejor las propiedades medicinales de esta útil planta.

Para secarlas, busca un lugar seco, con sombra, ventilado y no demasiado cálido. Puedes dejar las ramas y hojas separadas en bandejas con rejilla, que permiten un aireado adecuado.

  • El tomillo es un gran desinfectante y antiséptico, por lo que se puede usar para tratar heridas superficiales menores o infecciones como la conjuntivitis.
  • La planta, tomada en infusión, resulta también un muy buen expectorante y antitusivo, por lo que es beneficiosa para el tratamiento de catarros, resfriados y afecciones de garganta. Si quieres descubrir Las mejores plantas comestibles y sus beneficios, este artículo puede resultarte muy útil.
  • Además, se trata de un excelente digestivo, por lo que una de estas infusiones después de una comida pesada ayudará a evitar trastornos como ardor de estómago, reflujo o exceso de gases.

Por qué se seca el tomillo

Hay tres motivos principales por los cuales se seca el tomillo y todos ellos giran entorno a la deshidratación. A continuación te explicamos estos riesgos con más detalle:

  • Exceso de sol: si tu tomillo recibe mucho sol directo durante largas horas, es muy posible que se seque. Como hemos dicho, es una planta de clima mediterráneo así que en ocasiones, un exceso de sol podría dañarla. Si ves que esto sucede, lo mejor que puedes hacer es cambiarla de sitio para que le obtenga también horas de sombra.
  • Falta de agua: el tomillo puede llegar a secarse por falta de agua. Una vez más, nos topamos con el problema de la deshidratación, así que si crees que no has regado suficiente tu planta, te recomendamos que lo hagas con más frecuencia para que pueda seguir desarrollándose fuerte.
  • Plagas de pulgones: hay varios tipos de pulgón que pueden plagar las plantas tanto de interior como de exterior. A grandes rasgos, lo que hacen estos insectos es chupar la savia de las plantas y, en consecuencia, producen que estas se sequen. En este artículo de Remedios caseros para eliminar el pulgón en las plantas te enseñamos cómo deshacerte de este problema de forma natural y eficaz.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuidados del tomillo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.