Compartir

Cultivar mimosas

Cultivar mimosas

La mimosa común (Acacia dealbata) es un árbol de tamaño medio o pequeño que se desarrolla bien en climas húmedos y de inviernos cálidos, como el atlántico y el mediterráneo. De hojas compuestas y bipinnadas (formadas por foliolos o partes independientes en número par sobre un eje común), presenta abundantes grupos de flores, amarillas o blancas, de tamaño reducido y muy olorosas. ¿Quieres tener este árbol en tu jardín?, entonces sigue estos prácticos consejos para cultivar mimosas que te damos en EcologíaVerde.

También te puede interesar: Cómo cultivar cosmos

Cómo cultivar mimosas

La primera regla para su correcto crecimiento es cavar un agujero grande, más ancho que profundo. Tendremos en cuenta que la mimosa necesita mucha superficie para que sus potentes raíces se desarrollen a la perfección. Prospera bien en terrenos arenosos, pero como suelen ser bastante secos, deberemos prestar especial atención al riego. Nunca dejaremos que pase sed, o correremos el riesgo de que se ponga mustia y nos costará mucho recuperarla. Tampoco resulta conveniente el trasplante, de ahí que, si lo hacemos, debemos extraer el cepellón con cuidado para que no se desmorone.

Resiste el frío intenso, pero sufre con la nieve, que causa graves daños en sus ramas. En este caso más vale que la protejamos, poniéndola en una lugar abrigado, contra una pared al sur o al oeste y cubriendo el suelo con una ligera capa de paja para que no se hiele. Si está en un tiesto la llevaremos a casa o a una esquina de la terraza si la temperatura es inferior a -4ºC. Prefiere el aire libre al interior, donde precisa poca calefacción y buena luz, aparte de mucho espacio.

Para que aparezcan más tupidas deberemos podar las mimosas con fuerza en su etapa de formación. Cualquier otro recorte no resulta aconsejable. Si lo hacemos cuando el árbol es joven, lograremos ejemplares globosos, de porte más saludable y correcto, y floraciones de mayor belleza al presentarse más tupidas. De paso podemos aprovechar los vástagos para colocarlos en un recipiente con agua y azúcar y ubicarlos en una habitación fresca como decoración.

En verano podemos hacer esquejes de mimosas, cortando terminales de ramas que no hayan florecido y utilizando una mezcla de turba y arena. Mantendremos cierta humedad para que, en dos meses, echen raíces. En otoño esparcimos semillas en una bandeja de siembra y la conservamos en un lugar sombrío y húmedo a 21ºC. En el primer año medirán 15 centímetros y podremos poner las plantas en tiestos al siguiente. Se pueden llevar al jardín tras dos temporadas de crecimiento.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cultivar mimosas, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.

Comentarios (2)

Escribir comentario sobre Cultivar mimosas

¿Qué te ha parecido el artículo?
2 comentarios
jose angel
hola, pues te dire que no es toxica, yo quemo bastante cada año dado que aqui hay una verdadera plaga de ella, solo he quemado troncos , no he probado con lo demas.
antonio
Un amigo me ha pedido que le corte una mimosa, el arbol ha imbadido gran parte del terreno, yo tengo chimenea.Me he llevado una poca la he metido en una nave esta no tiene mucha ventilacion y da un holor no muy agradable, cuando se esta secando se le ba el holor.Quisiera saber si es toxica cuando se quema.Le doy las gracias al que me pudiera contestar. Lo astes posible.

Cultivar mimosas
Cultivar mimosas