¿Dejarán los ingleses que el Gobierno venda sus bosques?