Delfines atacados por un virus en la costa este de Estados Unidos