Dentro de un siglo podríamos quedarnos sin naturaleza virgen