Depurar el agua mediante fotocatálisis
El uso excesivo de químicos en las prácticas agrícolas está contaminando las aguas subterráneas de muchos ecosistemas. Es indispensable eliminar la contaminación de este recurso básico. Para ello, el Instituto Murciano de Investigación Agraria y Alimentaria (IMIDA), dependiente de la Consejería de Agricultura y Agua, en colaboración con la Universidad de Murcia, están desarrollando un proyecto para eliminar residuos de plaguicidas en aguas subterráneas y residuales mediante fotocatálisis.

La fotocatálisis heterogénea es un proceso avanzado de oxidación que emplea óxidos semiconductores como fotocatalizadores, absorbiendo la radiación ultravioleta que llega a la superficie de la tierra proveniente del sol y generando radicales hidroxilo en contacto con el agua. Estos radicales son capaces de degradar de manera rápida muchas sustancias orgánicas, que se convierten en dióxido de carbono, agua o sales minerales.

El director del IMIDA, Adrián Martínez, ha señalado que la contaminación de los recursos hídricos obliga a realizar tratamientos de depuración muy costosos, que, por otra parte, no siempre consiguen eliminar los plaguicidas y otras sustancias contaminantes.

Así, apuesta por la nueva tecnología al ser eficaz y de bajo coste. Con la nueva técnica se puede descontaminar en pocas horas agua con un alto contenido en sustancias químicas gracias a la ayuda de una fuente de energía barata y renovable, el Sol.

Los investigadores destacan que las experiencias realizadas hasta ahora han demostrado que la utilización del óxido de cinc como fotocatalizador consigue eliminar plaguicidas y sus metabolitos disueltos en el agua de forma mucho más rápida que el óxido de titanio, el fotocatalizador empleado habitualmente.

La mayoría de los métodos que se utilizan para depurar el agua solamente traspasan los plaguicidas de un lugar a otro, pero no consiguen eliminarlo. Así, la clave es incorporar la fotocatálisis a la cadena de procesos de descontaminación ya usados para poder reutilizar el agua y optimizar su uso.

En un país como España y, más concretamente, en una región muy seca como Murcia, que, por otra parte, cuenta con grandes índices de insolación, con más de 3.000 horas de sol al año, es un lugar idóneo para estos procesos que usan la tecnología solar.