El desarrollo económico puede beneficiar al medio ambiente