Descubren que los delfines podrían vivir sin dormir
Que los delfines son de pupila insomne es algo que ya se sabía. Duermen con sólo la mitad de su cerebro, tal y como sugieren muchos estudios, pero uno más reciente, además, ha comprobado que pueden permanecer despiertos dos semanas seguidas. O incluso más, pues la investigación no indagó más allá de este tiempo, y los científicos sospechan que podrían estar despiertos indefinidamente.

En efecto, a diferencia de los mamíferos terrestres, los delfines sólo dejan dormir a la mitad de su cerebro. La otra mitad está en alerta, si bien cambian de forma regular el lado que permanece en vigilia.

Como es fácil imaginar, la supervivencia de estos animales depende de esta constante vigilancia. De no hacerlo, dormir los convertiría en presa fácil o, simplemente, podría llevarlos a ahogarse, explican Brian Branstetter, bióligo de la Fundación de Mamíferaos de San Diego, en Estados Unidos. Este experto, líder de la investigación, remarca su constante búsqueda de los temibles tiburones, y no precisamente para tomarse unas cañas juntos.

Las conclusiones del estudio se obtuvieron tras poner a prueba su vigilia mediante el uso de la ecolocalización para cartografiar el mundo, una especie de sonar biológico que emite sonidos para escuchar sus ecos y así sondear espacios turbios y oscuros. En concreto, se simuló la presencia de objetos físicos con la emisión de sonidos que interactuaban con esos ecos emitidos.

Cada vez que detectaban uno de estos blancos simulados o fantasmas obtenían un pescado, lo que incentivaba su actividad. Curiosamente, los delfines participantes en el estudio, una hembra, Say, y un macho, Nay, gritaban de alegría cuando conseguían el premio. Igualmente, los científicos se mostraron contentos cuando comprobaron que los delfines usaban la ecolocalización con una total precisión durante un máximo de 15 días. Como dijimos, no se ha comprobado cuánto tiempo más podrían haber seguido despiertos sin que sus capacidades mermaran.

Es más, según Branstetter, “los delfines pueden continuar nadando y pensando durante días sin descanso o sin sueño, posiblemente de forma indefinida”, dijo a LiveScience Branstetter. “Estas bestias majestuosas son verdaderos centinelas inquebrantables del mar”, concluye.