Detectarán la basura del espacio desde un radar ubicado en España
La Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) ha ubicado en la provincia de Madrid, en Santorcaz, un radar para localizar fragmentos de basura espacial. La instalación comenzará a operar a mediados de noviembre de 2012. Se probarán nuevas técnicas para mejorar la detección de restos peligrosos para los satélites.

La preparación del diseño y desarrollo del proyecto ha durado 18 meses. A 30 kilómetros de Madrid, se detectarán fragmentos de basura espacial con el objetivo de alertar a los operadores de los satélites para que puedan planificar a tiempo maniobras de evasión, sobre todo, si hay riesgo de colisión.

El radar se pondrá a prueba, lo que implica que se puede reconfigurar fácilmente según los resultados de los ensayos. EL objetivo es optimizar sus prestaciones.

Indra Espacio es la contratista principal y la responsable del diseño y del desarrollo del transmisor del radar. El desarrollo del receptor fue subcontratado al Instituto Fraunhofer de Física de Alta Frecuencia y Técnicas de Radar (FHR), en Wachtberg, Alemania.

La instalación del radar de pruebas en Santorcaz representa un hito en el programa SSA de la ESA, según explica Nicolas Bobrinsky, responsable del programa preparatorio de la ESA para el conocimiento del medio espacial, y confirma la excelencia internacional de las industrias española y alemana en el campo de la detección de fragmentos de basura espacial con tecnología radar.

El nuevo radar es de tipo monoestático, es decir, que el transmisor y el receptor se encuentran en el mismo lugar, separados por unos pocos cientos de metros. De este modo se puede detectar basura espacial en órbitas bajas.

La agencia espacial firmó otro contrato para el desarrollo de un radar de tipo biestático, en el que el transmisor y el receptor estarán separados por varios centenares de kilómetros. El siguiente paso es incorporar una serie de telescopios ópticos al sistema formado por estos dos radares, lo que permitirá detectar fragmentos de basura espacial en órbitas de mayor altitud. Este conjunto se irá mejorando hasta desarrollar los primeros servicios de alerta a los operadores de los satélites europeos cuando exista riesgo de colisión en órbita.