Deterioro masivo de las praderas marinas
Las praderas marinas son algo así como el canario de la mina. Si no lucen saludables, algo grave está pasando. No en vano, desempeñan un papel muy importante en los ecosistemas donde proliferan, sobre todo en las costas con clima templado.

Indicadores del deterioro ambiental de los ecosistemas costeros provocado por el ser humano, las praderas marinas están desapareciendo y, con ellas, el equilibrio de los mismos.

Catástrofe ambiental

De acuerdo con un estudio publicado en la revista Global Change Biology, las praderas de posidonia han desaparecido hasta en un 80 por ciento en tan solo tres décadas.

La investigación se ha realizado desde 1960 hasta 1980 en las praderas marinas de la costa oeste australiana, concluyendo que el proceso de deterioro de los fondos marinos ha sido devastador.

Deterioro masivo de las praderas marinas
Las negativas conclusiones de este estudio ayudarán a entender la gravedad de la situación, así como a plantear posibles medidas para gestionar de forma más eficaz los cambios ambientales, sobre todo aquellos relacionados con el desarrollo de la agricultura y la urbanización costera.

Claves en los ecosistemas

Las praderas marinas son el alimento de muchos animales, como la tortuga verde, el manatí o, por ejemplo, el ganso de collar. Entre otras funciones, al igual que los arrecifes son lugar de crianza, refugio y alimentación de peces e invertebrados.

Además, como consecuencia de la fotosíntesis de los pastos se una elevada concentración de oxígeno disuelto, aumentan el sustrato necesario para la fijación de distintos tipos de organismos y crean un remanso que calma las corrientes provocadas por las olas.

Las zonas de pasto también reducen la iluminación durante el día, un efecto beneficioso para proteger el fondo de la insolación y propiciar un microambiente en su base.

Las praderas crean una elevada concentración de oxigeno disuelto, producto de la fotosíntesis de los pastos, y ello se traduce en un aumento de vida con densidades elevadas de organismos. O, lo que es lo mismo, son fuente de vida, y su devastación un desastre ambiental con efecto dominó. El deterioro observado, por lo tanto, desestabiliza el ecosistema por completo.