Dian Fossey, la gran amiga de los gorilas