Dióxido de carbono para producir combustibles