Dos nuevas especies de orquídea descubiertas en Cuba
Un equipo de investigación español de la Universidad de Vigo ha hallado dos nuevas especies de orquídeas. Ha sido en la isla de Cuba. Las han bautizado como Tetramicra riparia y Encyclia navarroi. Se encontraron, una en el este y otra en el oeste del país caribeño.

La Encyclia navarroi es una orquídea de flores grandes. Fue la primera que se descubrió. Un año después, los científicos encontraron la especie Tetramicra riparia, que presenta flores muy pequeñas. El nombre se debe a que crece a orillas de arroyos pedregosos en las montañas de Baracoa, una de las zonas más lluviosas y menos exploradas de Cuba, según señala Ángel Vale, coautor de los artículos publicados en Systematic Botany y Annales Botanici Fennici.

La familia de las orquídeas atrajeron la atención de Darwin, que, basándose en su estudio, propuso algunas hipótesis sobre la importancia de las relaciones entre flores y polinizadores para la conservación de la biodiversidad. Se calcula que hay entre 25.000 y 30.000 especies de esta familia de plantas. Los científicos aún no saben por qué hay tal cantidad de especies de orquídeas.

Una de las razones propuestas es su extraordinaria capacidad para interaccionar con distintos tipos de polinizadores. Muchas orquídeas no producen néctar u otras sustancias que atraigan a los insectos y aves. Pero los animales se sienten atraídos por los colores y las formas de las orquídeas. Este fenómeno es conocido como “polinización por engaño”.

Bonitas formas y colores para engañar a insectos y aves

Este tipo de polinización puede tener consecuencias ecológicas y evolutivas en orquídeas endémicas de Cuba, Jamaica, La Española y Puerto Rico. El equipo de la Universidad de Vigo estudia las orquídeas que viven en las Antillas para reconstruir su historia evolutiva, analizar el efecto de los polinizadores en su éxito reproductivo y cómo esta interacción ha creado las espectaculares formas que presentan estas flores caribeñas, verdaderas joyas para algunos coleccionistas, que no dudan en infringir la ley para hacerse con un ejemplar.

Los científicos tratan de calcular hace cuántos millones de años se originaron las especies caribeñas. Quieren saber si la especie vivía en Cuba o evolucionó a partir de un antepasado que colonizó la isla desde archipiélagos vecinos.