Dragar el fondo marino de forma ecológica
Se define dragar como limpiar el fondo de los ríos, canales y puertos. Lo malo es que la operación, si bien es necesaria, daña el medio ambiente. Ahora se investiga un nuevo método que promete ser más respetuoso con el fondo marino: el proyecto Ecodraga.

Este proyecto, impulsado por el Centro de Investigaciones Submarinas, S.L., tiene como objetivo desarrollar un sistema innovador de dragado ecológico gracias a un nuevo buque dragador que reduzca el impacto ambiental del proceso. Este nuevo método trata ser más ecológico en la propia zona de dragado, pero también en la zona de vertido.

Otro de los aspectos que trata de solucionar el proyecto Ecodraga es la gestión de los materiales contaminados. Para desarrollarlo, se ha reunido un consorcio de empresas y centros de investigación. El 66% de dicho consorcio está formado por pymes de la comunidad autónoma de Galicia, España, que, en general, aportan fundamentalmente sus departamentos de I+D, con la participación en el programa Innterconecta.

En el proyecto, también participa la Fundación Cetmar, el astillero Nodosa, la empresa Canlemar y las universidades de Vigo y A Coruña. La financiación corre a cargo del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial.

Por el momento, el Ecograga se encuentra en la primera fase de desarrollo, la realización de un prototipo a escala. El astillero Nodosa será el encargado de construir este prototipo.

Las dragas actuales mueven el fondo y levantan y esparcen los sedimentos. Estos sedimentos, dependiendo del lugar, pero, sobre todo, si hablamos de las cercanías de un puerto, tienen contaminantes y metales pesados que pueden poner en riesgo el ecosistema del lugar.

Un método más barato

Por otra parte, la tecnología actual es poco eficiente y cara. Así, Ecodraga no sólo aborda el tema medioambiental, sino también la reducción de costes. Para ello, incorpora un sistema de visión que permite trabajar al milímetro y retirar sólo el material necesario. Además, contará con un sistema de retorno al subsuelo marino del agua contaminada que sube a la embarcación.

Los lodos, la arena y los sedimientos que se retiran se irán depositando, con este nuevo sistema, en una gran maya textil para, después, desechar los residuos en lugares apropiados. Por último, arrojando arena descontaminada, esos desechos se irán regenerando con el tiempo.