El 21% de las merluzas vendidas en España son falsas
En España, muchas familias compran merluza para la cena de Nochebuena. O eso creen. Porque no es oro todo lo que reluce. Ni es merluza todo lo que se vende como tal. Así lo señala el CSIC, que ha usado un nuevo método para detectar las merluzas falsas y ha encontrado que un 21% de las merluzas analizadas no lo son.

¿Afecta esto al medio ambiente, a la supervivencia de alguna especie? Parece que no, porque el motivo principal del engaño es económico. Se vende merluza procedente de países como Argentina, Perú, Namibia o Suráfrica como si fuera europea, una especie más cara por su mayor calidad. En definitiva, se vende la merluza barata como si fuera la cara.

El equipo del CSIC ha analizado una muestra de 31 porciones de productos congelados, frescos y precocinados. A pesar de que la muestra ha sido pequeña, los resultados se corresponden con los de estudios anteriores.

En 2011, otro equipo científico, dirigido por Eva García Vázquez, del departamento de Genética de la Universidad de Oviedo, encontró que más del 30% de los productos de merluza vendidos en España y Grecia incluían una etiqueta que no se correspondía con la verdad. El nuevo trabajo del CSIC, por tanto, demuestra que el fraude continúa. España es el primer país productor de merluza europea de la Unión Europea, con un 37% de la producción total, unas 30.000 toneladas.

Método sin patentar

Según la investigadora jefe, la falsa identificación no se produce en la lonja. Por tanto, la culpa se traslada a vendedores e intermediarios. A comienzos de 2012, la alianza de organizaciones Ocean2012 ya denunció esta estafa.

El nuevo método desarrollado por el CSIC consiste en una técnica que permite amplificar fragmentos de ADN de los pescados e identificar su especie en menos de una hora. La bióloga Ana Cristina Sánchez, del Instituto de Investigaciones Marinas de Vigo, que ha dirigido el estudio, diseñó la técnica para su tesis doctoral. No la ha patentado para que pueda ser usada por quien quiera (organismos públicos, otras universidades, laboratorios, etc.).