El 84% de los peces contaminados por mercurio
Negociaciones y más negociaciones. Los altos mandatarios se pasan la vida en reuniones, tratando de llegar a acuerdos que salven el planeta, pero con pocas acciones verdaderamente efectivas. Delegados de más de 130 países negocian el que sería el primer tratado internacional jurídicamente vinculante sobre las emisiones de mercurio.

Dos nuevos informes demuestran que no se puede esperar más, que el problema es muy grave. Uno de ellos ha sido elaborado por el Instituto de Investigación de la Biodiversidad y la Red Internacional de Eliminación de los COP (IPEN) y encontró que el 84% de los peces del mundo contienen niveles peligrosos de mercurio.

Con dichos niveles de mercurio, encontrados en la mayoría de peces de nueve países, según la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de Estados Unidos, el consumo de pescado más de una vez al mes superaría los niveles seguros de consumo.

El mercurio llega a los peces por la contaminación que suponen algunas actividades del ser humano, como plantas de cloro, lugares contaminados, la quema de carbón en las centrales eléctricas, la minería de oro y la industria química, entre otras.

El segundo informe fue elaborado por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y encontró que las emisiones de mercurio están aumentando en todo el mundo, especialmente, en los países en desarrollo. El mercurio sigue siendo un gran desafío global, regional y nacional. Amenaza la salud humana y el medio ambiente, ha dicho el secretario general del PNUMA, Achim Steiner.

La industrialización en Asia

El 84% de los peces contaminados por mercurio
El PNUMA señala que en África, Asia y América del Sur, el aumento en los niveles de mercurio se debe al mayor uso del carbón para generar electricidad y a un aumento en la minería de oro a pequeña escala. Asia, según este informe del PNUMA, produce casi la mitad de las emisiones de mercurio de todo el mundo debido a la rápida industrialización que se está llevando a cabo en la región.

El informe de este año, por primera vez, incluye datos sobre los niveles mundiales de mercurio en ríos y lagos. El PNUMA encontró que 260 toneladas de mercurio acaban cada año en ríos y lagos.