El autoconsumo puede salvar al sector solar