El Ayuntamiento de Madrid prefiere pistas de pádel a árboles