El Big Data ayuda a conservar los bosques
Los grandes datos, esa exponencial acumulación de información al servicio de la toma de decisiones estratégicas en la política, el marketing o, por ejemplo, a nivel científico, analítico o predictivo, tiene otras muchas aplicaciones, y la ecología es una de ellas.

Creado con el apoyo de Google, la innovadora plataforma Global Forest Watch pone el Big Data al servicio de la conservación de los bosques gracias al trabajo de más de 40 colaboradores, que a lo largo de los últimos años han conseguido generar una base de datos capaces de proporcionar información fiable sobre distintos aspectos clave relacionados con la cobertura forestal del planeta.

Global Forest Watch

Lanzada por el Instituto de los Recursos Mundiales (WRI, por sus siglas en inglés), esta herramienta permite un control de la cobertura forestal a través de mapas interactivos y gráficos que facilitan realizar un seguimiento de la superficie forestal con el objetivo de detectar el avance de la deforestación, así como los logros de las políticas de recuperación.

Ello permitirá tomar medidas más efectivas y a tiempo ante iniciativas de talas ilegales poco después de que se hayan iniciado. Gracias al Big Data, los datos están permanentemente actualizados y permiten tener una visión general a nivel mundial al tiempo que ofrecen información local fiable y pormenorizada.

El Big Data ayuda a conservar los bosques
Global Forest Watch será de gran utilidad para conservacionistas y diseñadores de políticas ambientales, permitiendo a usuarios cualificados la realización de análisis. De este modo, el estado de los bosques se conocerá con gran exactitud. No será en tiempo real, como acostumbra a realizar el Big Data, pero sí con una actualización anual que marca la diferencia, tanto para denunciar y actuar contra las acciones que la degradan como para evidenciar los logros de quienes ayudan a su conservación.