Compartir

¿El biocombustible es una energía renovable?

 
Por Javier Sánchez, Biólogo. Actualizado: 25 septiembre 2018
¿El biocombustible es una energía renovable?

Debido al constante aumento en las emisiones de gases de efecto invernadero, se están investigando y desarrollando energías alternativas y que sean renovables, con el objetivo de ir sustituyendo progresivamente el uso de los combustibles fósiles. Entre estas "nuevas" energías están la energía solar, la eólica, la hidráulica, la geotérmica o la energía obtenida del biocombustible.

En este artículo de EcologíaVerde nos centramos en este último y nos preguntamos si el biocombustible es una energía renovable o si realmente no lo es. ¡Sigue leyendo y descúbrelo todo sobre él!

También te puede interesar: ¿El sol es una energía renovable?

Qué son los biocombustibles y su origen

El origen de los biocombustibles es más antiguo de lo que creemos, y se sitúa casi al mismo tiempo que el de los combustibles fósiles y los motores a combustión, si bien su desarrollo fue más lento. Ya hace más de 100 años que Rudolf Diesel desarrolló un motor que funcionaba con aceite de cacahuete o maní, en lo que fue el origen del gasóleo. Sin embargo, como el petróleo era más fácil y económico de obtener comenzó a usarse mucho más.

En el año 1908, Henry Ford desarrolló un modelo que utilizaba el etanol como principio. Posteriormente, durante entre los años 1920 y 1924 se vendió una gasolina que contenía un 25% de etanol, aunque los elevados costes del maíz en la época hicieron inviable comercializar este producto. Este proyecto fue retomado durante la década de los 30, cuando Ford y otras personas retomaron la fabricación de biocombustibles con una planta de biocombustibles situada en Kansas y que producía unos 38.000 litros diarios de etanol usando maíz como materia prima. Este producto se llegó a vender hasta en 2.000 estaciones de servicio. Sin embargo, debido a que no se podía competir contra los precios del petróleo, la planta fue cerrada durante los años 40.

Fue durante la década de los años 70 y debido a la crisis del petróleo, en EEUU se comienza a combinar gasolina con etanol, en lo que sería el comienzo del auge de los biocombustibles en EEUU y Europa y a partir de entonces su desarrollo ha seguido creciendo. Hasta mitad de los 80 se experimentó con los biocombustibles de primera y segunda generación, que usaban como materia prima productos alimenticios, pero pronto diversos sectores advirtieron del peligro de usar alimentos para desarrollar combustibles y se pasó a los biocombustibles de tercera generación, que utilizaban algas y otros vegetales no comestibles como materia prima.

Biocombustibles como energía renovable

Desde la revolución industrial, se ha impulsado el uso de una energía basada en el uso de los combustibles fósiles, que son el petróleo, el carbón y el gas natural. Estos combustibles poseen un gran rendimiento y poder energético, pero son limitados y se están agotando. Además, generan grandes emisiones de gases de efecto invernadero, lo que contribuye al calentamiento global y al cambio climático.

Como alternativa a estos combustibles, surgen los biocombustibles. Estos son un tipo de energía renovable, ya que están producidas a partir de biomasa vegetal, y más limpia que los combustibles fósiles. A diferencia del petróleo y otros combustibles fósiles, la biomasa vegetal no tarda millones de años en producirse y es posible replantarla.

Biocombustibles: etanol y biodiésel

El biocombustible más conocido a nivel mundial es el etanol. Este biocombustible se produce a partir de maíz. Lo más habitual es que el etanol se combine con gasolina para producir un combustible eficiente y más limpio que el que utilizan los vehículos en la actualidad. Así, tenemos los combustibles E-10, que tienen un 10% de etanol y 90% de gasolina y son los más utilizados. También están los E-85, con un 85% de etanol y un 15% de gasolina y se usa para vehículos de combustibles más flexibles.

Dado que este etanol se produce a partir del maíz, es una energía renovable, por lo que no se agota como el petróleo o el carbón. Además, con el uso de etanol se consiguen reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, ya que el maíz al realizar la fotosíntesis, consigue absorber el CO2 de la atmósfera.

En cambio, el biodiésel es producido a partir de aceites vegetales, tanto nuevos como usados, y de algunas grasas animales. El biodiésel es un biocombustible bastante conocido y que experimentó un fuerte crecimiento, debido a que algunas personas comenzaron a hacer biodiésel en casa.

Además, una ventaja del biodiésel es que puede utilizarse en motores diésel sin necesidad de realizar muchas modificaciones, sobre todo en los nuevos motores diésel. Actualmente, ya se ha desarrollado una pequeña industria del biodiésel, por lo que ya está disponible en algunas estaciones de servicio.

¿El biocombustible es una energía renovable? - Biocombustibles: etanol y biodiésel

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿El biocombustible es una energía renovable?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Energías renovables.

Escribir comentario sobre ¿El biocombustible es una energía renovable?

¿Qué te ha parecido el artículo?

¿El biocombustible es una energía renovable?
1 de 2
¿El biocombustible es una energía renovable?

Volver arriba