El calentamiento global podría convertir las sabanas africanas en bosque a finales de siglo