El cambio climático podría estar despertando al gigante del interior de la Tierra