El cambio climático va en serio, y muerde ¡Mejor no tocarle las orejas!