El carguero que encalló en Nueva Zelanda se parte en dos