El clima húmedo amenaza a las mariposas de Gran BretañaUn inusual clima húmedo y frío esta primavera y a principios de verano está poniendo en jaque a las sufridas poblaciones de mariposas en Gran Bretaña, y su número podría caer en picado de agravarse la situación con una eventual llegada de lluvias torrenciales.

Hace cinco años ya ocurrió. Era el año 2007, cuando las inundaciones que trajeron unas lluvias interminables que provocaron su brutal disminución. Ahora, los expertos temen que la situación se repita, aunque aún no ha llegado el agua a mansalva y, por el bien de estos insectos alados, mejor que no lo haga.

Pero sólo por su bien, pues como explica el famoso naturalista David Attenborough, “las mariposas son indicadores importantes de lo que está pasando con nuestra fauna silvestre.

Básicamente, el clima húmedo representa un problema para ellas porque reduce el tiempo que pueden dedicarse a su reproducción, es decir, al apareamiento y a la puesta de huevos. Y este año podría haber causado estragos en las poblaciones, “si bien las cosas podrían empeorar si no mejoran las condiciones”, advierte Attenborough.

Las condiciones frías y húmedas han afectado a especies comunes y raras, por igual, sospecha la Wildlife Butterfly Conservation, de la que David Attenborough es el presidente. Ahora, mientras cruzan los dedos para que el tiempo vuelva a la normalidad, la asociación anima a la ciudadanía a salir al campo para divertirse y, de paso, ayudarles a evaluar el impacto que la lluvia ha tenido en las mariposas.

Su preocupación no es exagerada, teniendo en cuenta que casi tres cuartas parte de las mariposas del Reino Unido han visto sus poblaciones diezmadas durante la última década, una delicada situación que también alerta sobre el estado general del medio ambiente. Además, los expertos han observado que las poblaciones del sur migran hacia el norte conforme suben las temperaturas por el calentamiento global.