El coral rojo peligra en Cataluña