El crecimiento económico de Turquía pone en peligro la fauna marina de la zona