El declive de los corales amenaza la vida de millones de personas en zonas tropicales costeras