El delta del Níger, petróleo y miseria