El derrame del Mar del Norte, el peor en una década