El deshielo ártico permite la navegación de más barcos