El día después del incendio de Chulilla: un pueblo conmocionado y rodeado de paisajes fantasmagóricos