El drama ambiental de la obsolescencia programada (vídeo)
¿Tienes hábitos consumistas? ¿Te sientes mal si no gastas y compras cosas que realmente no necesitas? Es difícil salir de la dinámica gastadora en la que nos hallamos inmersos pero del mismo modo es importante hacerlo. De hecho, además de los perjuicios personales y sociales que provoca ese desmedido afán de comprar sin parar, como modelo de producción tiene también graves consecuencias ambientales.

En efecto, en este mundo globalizado, los desastres ambientales son algo generalizado, qué duda cabe, pero también es cierto que éstos se concentran en determinados puntos de un modo casi inmisericorde, muy a menudo a miles de kilómetros de donde vivimos.

El lado oscuro

¿Pero, dónde empieza todo, en la fábrica, en nuestros deseos, en la educación que nos dan, en la presión social que nos impulsa a gastar….? Nadie duda de que poco puede hacerse a nivel personal en un mundo dominado por la producción a escala de aparatos que, además, se fabrican con una fecha de caducidad prevista, eso que conocemos como obsolescencia programada. Y con el agravante, además, de que buena parte de los desechos electrónicos son difíciles o imposibles de reciclar, cuando no se acumulan en vertederos o acaban en entornos naturales, sin más.

El drama ambiental de la obsolescencia programada (vídeo)
Ese poco, sin embargo, puede hacer la diferencia. Como ciudadanos podemos reivindicar políticas ambientales sostenibles, y como compradores también tenemos un amplio poder de decisión. No siempre es suficiente, pero sumando pequeños gestos pueden conseguirse grandes cosas.

Si el tema te interesa, no te pierdas el vídeo de la Fundación Gaia, una animación apocalíptica con la que se intenta despertar conciencias dejando bien a las claras cuál es el verdadero coste de electrodomésticos y aparatos electrónicos en general. Sí, eso es, tu querido smartphone también, los que tuviste y los que pronto irás teniendo. ¡Lo dicho, no te pierdas el vídeo, escuece, pero cura…!