El drama de la fragmentación del hábitat mundial
El drama que supone para los ecosistemas la reducción y segmentación de los hábitats no es algo nuevo. Los animales y las plantas que viven en ellos sufren graves problemas a consecuencia de este aislamiento, según constata un nuevo estudio sobre la fragmentación del hábitat mundial. Lo peor, sin embargo, es la generalización de este problema, pues la gran mayoría de las tierras forestales están demasiado cerca del borde del bosque.

El efecto, el carácter masivo del problema lo convierte en un auténtico drama que atenta contra la salud del planeta. En cifras, el 70 por ciento de las tierras forestales de todo el mundo se encuentran a unos 800 metros del borde del bosque, cerca de las invasión humana.

Pérdida de flora y fauna

¿Pero, cuál es el problema, por qué framentar bosques es tan terrible? Simplemente, porque el 70 por ciento de las tierras forestales están tan cerca de la orilla del bosque que “no se puede considerar casi ningún bosque salvaje”, tal y como concluye el estudio, publicado en Science Advances, llevado a cabo por la Universidad Estatal de Carolina del Norte, en Estados Unidos, en el que participaron investigadores en todo el mundo.

Así es, la reducción de los bosques del mundo está llevando a una situación terrible a las áreas verdes que aún quedan intactas. En realidad, no lo están, puesto que su misma fragmentación acaba provocando muchos efectos nocivos que derivan en la pérdida de plantas y animales, con lo que muchas especies acaban viéndose abocadas a la extinción a un ritmo de vértigo, en algunos casos de hasta el 50 por ciento en sólo dos décadas.

El drama de la fragmentación del hábitat mundial
El estudio analizó la situación de bosques muy diferentes, y en todos ellos el resultado fue desalentador. Encontraron que la fragmentación no sólo es un duro golpe para flora y fauna, además cambia el funcionamiento de los ecosistemas, reduce las cantidades de nutrientes retenidos y la capacidad de los bosques como sumideros de carbono, entre otros muchos efectos perjudiciales.