El futuro de la humanidad está en otros mundos, según Stephen Hawking