El Lago Ypacaraí sigue agonizando