El litio, el nuevo petróleo