El Mar Báltico rebosa de algas