El mar de Japón sigue contaminado