El Mediterráneo debe ser protegido pese a la crisis