El meteorito que acabó con los dinosaurios originó los bosques actuales