El mochuelo, Ave del Año 2011 en España
La organización SEO/BirdLife ha elegido al mochuelo como Ave del Año 2011. SEO/BirdLife quiere así llamar la atención sobre una especie que necesita de mecanismos apropiados para su conservación, no sólo desde el punto de vista científico y técnico, sino también por parte de las administraciones y desde la sociedad.

La organización ecologista quiere hacer énfasis en un dato concreto: más de un 40% de su disminución en la última década en España está siendo ocasionado por los cambios en la agricultura. Durante muchos años el mochuelo se ha beneficiado de este sector, aumentando su población. Pero el beneficio era mutuo, ya que el mochuelo es uno de los mejores aliados del agricultor, pues combate las plagas de roedores y langostas de forma natural y tener que utilizar productos químicos.

Sin embargo, la intensificación agrícola y los cambios del uso del suelo experimentados en las últimas décadas han tenido un efecto negativo sobre esta ave. La eliminación de lindes, árboles viejos y setos, en zonas agrícolas, así como el abandono de cultivos tradicionales y del pastoreo extensivo en otras regiones, ha provocado que el hábitat del mochuelo (lugares abiertos, donde reproducirse y posaderos para acechar a sus presas) haya cambiado. Otros peligros para esta especie son el uso de plaguicidas, fungicidas y herbicidas que se usan en la agricultura intensiva y el uso de venenos para el control de plagas agrarias; además de los atropellos fortuitos y la caza ilegal.

Para SEO/BirdLife se trata de llevar a la práctica criterios ambientales y elegir los métodos de producción sostenibles y favorables para el medio ambiente y las aves, sin olvidar nunca la rentabilidad económica de los agricultores. La organización trabaja en ello con proyectos como el llamado proyecto Ganga, subvencionado por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rurla y Marino, que estudia y analiza la situación actual en cuanto a las medidas agroambientales para mejorarlas, tanto desde el punto de vista de la conservación de las aves, como para recompensar adecuadamente el compromiso de los agricultores que realicen una gestión sostenible.

Porque agricultores y mochuelos pueden convivir beneficiándose mutuamente. Como lo han hecho durante años.