El movimiento ecologista rechaza la política gubernamental