El nuevo ministro de Medio Ambiente de España arrastra un pasado que no invita al optimismo