El nuevo objetivo de Dinamarca: abandonar el petróleo y el gas en 2050